Prueba de ADN prenatal: ¿cómo saber quién es el padre?

prueba de adn prenatal

El embarazo requiere calma y tranquilidad. Todo lo que siente la madre es de alguna manera recibido por el niño en gestación. Sin embargo, existen circunstancias de la vida que generan incertidumbre en la madre. Un claro ejemplo de ello es la duda sobre quién es el verdadero padre y ante esto no existe nada mejor que someterse a una prueba de ADN prenatal.

¿En qué consiste esta prueba prenatal?

Se trata de una prueba genética específica durante el embarazo. A través de ella se determina con absoluta precisión quién es el padre biológico. Lo cierto es que no es una prueba que se presente habitualmente, ya que los padres pocas veces tienen la necesidad de chequear la paternidad antes del nacimiento. De hecho, es mucho más frecuente que las pruebas de paternidad sean postnatales.

Prueba de paternidad prenatal

Prueba Prenatal No Invasiva

Esta es una prueba de adn prenatal que no conlleva ningún riesgo físico contra la salud fetal. Existen otros estudios genéticos que pueden generar daños potenciales contra el feto, por lo que no son recomendados. Con esta nueva modalidad, se puede determinar la partenidad sin riesgos innecesarios. Además, es ideal para los casos de urgencia en los que se desea saber quién es el padre antes del nacimiento.

Para realizar esta prueba se necesita una muestra de sangre materna. En base a ella, los especialistas extraen el material de ADN fetal presente y la comparan con otra muestra de material biológico del padre. La precisión es total: 99.9% de certezas, sin requerir anestesia ni procedimientos invasivos. Es recomendable que esta prueba genética se realice a paritr de la doceava semana de embarazo.

Otras extracciones de ADN Prenatal

Estas pruebas genéticas prenatales para saber la identidad del padre se basan en dos modalidades.

  • Muestra coriónica: esta prueba se realiza en embarazos que transcurren entre la décima y decimotercera semana de gestación. En este caso, el profesional utiliza un ultrasonido para ubicar con precisión la posición del feto. Así evita dañarlo y puede introducir una aguja por la vagina hasta llegar al abdomen. Allí se extraen células de las vellosidades coriónicas que contienen material genético del bebé.
  • Amnioentesis: a partir de la decimocuarta y hasta la vigésima semana de embarazo inclusive. Puede requerir anestesia local o total, ya que el profesional introduce una aguja a nivel abdominal hasta alcanzar el útero. Allí se extrae una cantidad de líquido amniótico para su posterior análisis. Dichas células son mantenidas en condiciones favorables para su crecimiento y posterior diagnóstico.