Test genético nutricional: qué es y para qué sirve

Canaste de frutas verduras y alimentos

AEl boom de las pruebas no cesa y el test genético nutricional se transformó en el nuevo favorito. Actualmente la tecnología brinda una herramienta de precisión a la hora de personalizar nuestra dieta: el test nutrigenético.

Dicho test genético nutricional es una prueba que permite saber qué alimentos debemos incorporar o reducir para cubrir nuestras necesidades de nutrientes y para prevenir enfermedades que pueden ser abordadas a través de la alimentación.

Alimentación como requisito para la buena salud

Cada vez se le da mayor importancia a la alimentación. Dime qué comes y te diré quién eres. Lo cierto es que este sencillo y cotidiano acto tiene en el momento de lograr un estado de salud inmejorable. Esto ha propiciado el desarrollo de diversas corrientes entre los expertos en nutrición, que hallan un canal perfecto de difusión en las redes sociales. Estos movimientos, aunque diferentes, casi siempre y en todo momento convergen en una premisa común: la importancia de comer alimentos no procesados, evitando aditivos y tratando siempre y en toda circunstancia de potenciar el aporte de fruta y verdura.

¿Qué es un test genético nutricional?

Un test nutrigenético consiste en un estudio genético en el cual se estudian zonas del ADN que contienen genes relacionados con la obesidad y con la asimilación de determinados nutrientes y su respuesta de estos ante diferentes estímulos.

Es por este motivo con lo que, merced a la información proporcionada por este test, los médicos pueden pautar el tratamiento y dar las recomendaciones más oportunas para cada paciente.

 

Para qué sirve el test nutricional

Intolerancia a la lactosa

Ante una situación de intolerancia a la lactosa, este test deja determinar si se trata de una situación transitoria o bien, al contrario, es una situación permanente puesto que hay un componente genético. En función del resultado, se prescriben las pautas terapéuticas más apropiadas.

Intolerancia al gluten

La celiaquía consiste en una intolerancia permanente al gluten y solo afecta a personas que presentan determinadas variaciones genéticas. El test nutrigenético descarta la predisposición genética a esta enfermedad, lo que evita pruebas más invasivas para el paciente.

Sobrepeso y obesidad

En el desarrollo de sobrepeso y obesidad hay un componente genético, en este test estudiamos las variantes de los genes que permiten determinar los kilos extras que se deben a la genética y establecer las pautas más adecuadas en función de los resultados.

Eficiencia de el ejercicio físico en sobrepeso y obesidad

El efecto que el ejercicio tiene en el control de peso depende de si un individuo es portador o bien no de ciertas variantes genéticas, que analizamos en este test y nos deja establecer la pauta de actividad física más adecuada para cada paciente.

Asimilación de la cafeína

En función del ritmo de metabolización de la cafeína, tomar más o menos café puede afectarnos de distinta forma.

Genética y dieta, ¿se pueden prevenir enfermedades?

Muchas enfermedades genéticas multifactoriales están relacionadas o pueden ser manejadas mediante la alimentación. La nutrigenética nos deja conocer esa parte de nosotros mismos que no acostumbramos a tener en cuenta: la genética. Saber si somos susceptibles a determinadas enfermedades de componente genético y ambiental, nos da la ocasión de cuidarnos de una manera más adaptada, incorporando o bien reduciendo determinados tipos de comestibles. De esta forma podemos lograr la versión más saludable de nosotros mismos.

La alimentación es el factor ambiental más esencial, motivo por el que no debemos subestimar la relevancia que tiene con relación a la salud y la enfermedad. He aquí algunos ejemplos:

Determinadas variantes genéticas en el gen PNPLA3 aumentan la posibilidad de presentar hígado graso no alcohólico, o sea, la acumulación de grasa en el hígado que no guarda relación con el consumo de alcohol. Si una persona presenta variantes relacionadas con esta enfermedad, deberá amoldar su dieta para reducir la ingesta de grasa, el consumo calorífico y el peso anatómico. Siguiendo estas pautas se reducirá o bien limitará la acumulación de grasa en el hígado que, a largo plazo, si no se evita, llega a ocasionar fibrosis (tejido cicatrizal) en el hígado, como inflamación y cirrosis.

La presencia de determinadas variantes en los genes CTRC y SPINK1 aumenta la susceptibilidad a presentar pancreatitis, esta es una patología multifactorial, con lo que podemos influir en la nutrición para intentar eludir su desarrollo por medio de una dieta con bajo contenido en grasa, control del peso y limitar el consumo de alcohol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *